que ver en napoles

Nápoles

Hay muchos lugares que visitar en Nápoles, ciudad más importante de la región de Campania, llena de rincones con encanto y con el volcán del Vesubio como fondo. Se trata de una ciudad que la amas o la odias, con fama de sucia, caótica y peligrosa, también estamos seguros que terminarás tu viaje encantado de haber ido.

Qué ver en Nápoles

Si Roma está considerada como un museo al aire libre, Nápoles es un teatro bajo el cielo: es color, es el Vesubio, es mar, es gente abierta, es caos, es tráfico, es ruido, es tradición, es música y, por supuesto, es pizza.

Nápoles destaca por sus calles estrechas, edificios antiguos con ropa tendida en sus balcones, su gran ambiente, las tiendas de toda la vida, iglesias, palacios y las mejores pizzas del mundo (o por lo menos es lo que ellos dicen). También en los alrededores de Nápoles nos vamos a encontrar varias visitas imprescindibles como las ruinas de Pompeya (una de las ciudades más importantes del Imperio Romano), el volcán del Vesubio, la famosa Costa Amalfitana o las islas de Ischia y Capri.

Catedral de San Gennaro

catedral de Nápoles

El Duomo de Nápoles, también conocido como San Gennaro, patrón de Nápoles, es el monumento religioso más importante, lugar muy importante en nuestra lista de qué ver en Nápoles. Se construyó sobre el templo del dios Apolo y se inauguró en el año 1314. Se trata de un gran edificio, que en su interior acoge numerosas obras de arte de incalculable valor. Dentro del duomo, está también el baptisterio más antiguo de occidente. De todas las capillas, destaca la capilla del tesoro, de estilo barroco y alberga la estatua de plata de San Gennaro y sus restos.

Es increíble ver cómo los napolitanos viven la pasión hacia su Patrón. No es fe, no es amor… es un sentimiento que nace en las entrañas y que es fiel reflejo de cómo se vive en esta ciudad. El amor por el que sienten por San Gennaro solo se puede comparar con el amor que le tienen los napolitanos a Diego Armando Maradona.

Spaccanapoli

Spaccanapoli

Spaccanapoli es una de las tres calles principales del casco antiguo de Nápoles y sus orígenes se remontan a hace 3000 años, cuando separaba la parte norte de la sur. Esta calle en la actualidad da nombre a todo el barrio del centro histórico, y va desde el Barrio Español hasta el barrio de Forcella.

Una de las cosas que más llama la atención cuando paseamos por la calle Spaccanapoli es que, a diferencia de las sinuosas calles de Nápoles, está va en una línea recta perfecta. Conforme se pasea por esta estrecha callejuela, podremos ver que los edificios destacan por su falta de cuidados típica del centro histórico de Nápoles, es uno lo lugares que visitar en Nápoles más imprescindibles.

Mientras que paseamos, seguramente tengamos de esquivar alguna vespa, pero también disfrutaremos de tiendas donde comprar productos frescos y tradicionales, algunos de los mejores restaurantes y pizzerías de Nápoles. Aunque los que más importante serán las fotos de la vida cotidiana de los napolitanos. En esta zona está el Duomo, la Piazza Gesú y Basílica di San Domenico Maggiore como monumentos más destacados.

Capilla Sansevero

Capilla Sansevero

Aquí se encuentra una de la joyas de Nápoles: el Cristo Velato de Sanmartino. Se dice que el velo que lo cubre era realmente un tejido que se convirtió en roca gracias a un líquido inventado por el Príncipe di San Severo, un famoso alquimista.

También recomendamos visitar la cappella di Sansevero para ver uno de símbolos católicos más misteriosos y que más teorías tiene a su alrededor. La entrada cuesta 8 € y no está permitido hacer fotos.

 

Horario

Todos los días de 9:00 a 19:00 horas (cerrado los martes).

Precio

Adultos: 8€.
Personas de 10 a 25 años: 5€.
Menores de 9 años: entrada gratuita.

Basílica y Convento de Santa Clara

La Basílica de Santa Clara es de estilo gótico y fue construida en el siglo XIV sobre unos baños romanos. En uno de los lados se encuentra el complejo monástico en el que destacan sus claustros, un museo y restos de excavaciones arqueológicas, que estamos seguros, no te dejarán indiferente.

Se recomienda especialmente su claustro ya que tiene en la parte central un bonito jardín, con las paredes decoradas en tonos pastel y azulejos, que además es un lugar poco visitado, por lo que es perfecto para disfrutar de la tranquilidad y la paz que se respira.

Nápoles Subterránea

napoles subterranea

Bajar al laberinto de túneles y galerías de la Nápoles Subterránea te permite hacer un viaje a hace 2400 años. Los restos arqueológicos que nos vamos a encontrar se un paseo por la historia que va desde restos de la antigua Grecia hasta refugios de la II Guerra Mundial.

Para participar en esta visita guiada del Nápoles subterráneo, no es necesario hacer una reserva con antelación. Basta con estar a la hora de inicio de la misma en la muy céntrica plaza de Trieste y Trento (muy cerca del Castel Nuovo), junto a la gran explanada de la plaza del Plebiscito. El encuentro con el guía se realiza frente al Café Gambrinus, uno de los más famosos de Nápoles. Suelen distinguirse por portar un cartel y tener alrededor grupos de turistas que quieren realizar la visita.

La entrada a la ciudad subterránea de Nápoles, se encuentra dentro en laberíntico Barrio Español, por el que tendremos que subir por una pequeña calle hasta llegar al local donde está la entrada. La visita comienza bajando una escalera de unos 50 metros hasta llegar a una gran galería, que es donde se inicia la visita. Es bueno saber que las personas que sufren de claustrofobia pueden tener algún problema con este tour, ya que la visita recorre algunos sitios bastante estrechos.

Pecio

Tiene un precio único de 10€.

Horario

Jueves a las 21.00 horas.
Sábado 10, 12 y 18.00 horas.
Domingos y festivos 10, 11, 12 y 18.00 horas

Galería Umberto I

La Galleria Umberto I de 1890 es una conocida calle comercial llena de restaurantes y tiendas, bastante parecida a la Galería Víctor Manuel II de Milán, con techos de cristal y acero, suelos de mármol con mosaicos y dos calles que se cruzan.

La Galleria Umberto I comienza en Via San Carlo, donde aparece su imponente gran fachada, al lado del teatro San Carlos y cerca del Castel Nuovo. Consiste en 4 pasillos cubiertos de una bóveda, que convergen en el punto central, justo debajo de una gran cúpula.

Barrio Español

El Quartieri Spagnoli o el barrio de los españoles debe su nombre a los tiempos en los que la ciudad pertenecía al imperio español, y era allí donde estaban alojadas sus tropas.

La calle principal y comercial del barrio es Vía Toledo, en la que encontrarás iglesias y palacios de la época, que son una verdadera maravilla. El barrio está formado por un entramado de calles parecido a un laberinto, donde vamos a poder disfrutar de la esencia más pura de Nápoles, y aunque durante mucho tiempo ha tenido la fama de peligroso, alegando que se siente la presencia de la mafia y sus negocios, tenemos que decir que se puede pasear por todo el barrio sin problemas y sin sentir en ningún momento inseguridad.

Dentro del Barrio Español destaca, cerca del puerto, la pequeña fortaleza de Castel Nuovo, donde hay unas de los mejores vistas de la ciudad.

Castel Nuovo

Castel Nuovo

Se trata de otro de los símbolos de la ciudad. En su momento el castillo fue un centro cultural frecuentado por los mejores artistas, para que posteriormente pasase a ser en un fuerte inexpugnable, y hoy en día es la sede del Museo Cívico y lugar de espectáculos y actuaciones en noches culturales.

El nombre real del Castel Nuovo es Castillo de Maschio Angioino de Nápoles, y el origen de este castillo medieval se remonta al año 1279, durante el reinado de Carlos I de Anjou, llevado a cabo por el arquitecto francés Pierre de Chaule. Su posición estratégica le permitió jugar no solo el papel de residencia real, sino también el de fortaleza. Para distinguirlo del castillo dell’Ovo y de Capuano, le dió el nombre de «Castrum Novum», ya que los dos anteriores eran más antiguos.

Bajo el mandato del rey Roberto de Anjou, el castillo pasó a ser el epicentro de la vida cultural napolitana, siendo frecuentado por ilustres artistas y escritores como Giotto, Boccaccio o Petrarca. Al que siguió siendo igual, cuando el aragonés Alfonso I subió al trono, que seguía usando el Castel Nuovo como residencia real.

Horario

Todos los días de 9:00 a 19:00 horas.

Precio

La entrada vale 6€.

Vía San Gregorio Armeno

Esta calle es muy conocida por el mercadillo de navidad, donde en sus puestos podremos encontrar figuras de personajes italianos famosos, como por ejemplo Pinocho, y figuras para formar el Belén. Este mercadillo siempre está animado durante todo el año, no solo en Navidad.

La Vía San Gregorio Armeno es otro rincón que no podemos perdernos en nuestra visita a Nápoles, por su famosa tradición de belenes en Navidad y que se hace desde hace mucho años.

Castel dell´Ovo

Castel dell´Ovo

El Castel dell’Ovo es una ciudadela fortificada que destaca por las magníficas vistas de Nápoles y su bahía con el Vesubio de fondo. Literalmente significa el «Castillo del huevo», ya que según una leyenda napolitana el poeta italiano Virgilio escondió dentro de sus cimientos un huevo mágico, que protegía tanto al castillo como a la propia ciudad de cualquier catástrofe.

Para llegar al castillo hay que cruzar un puente, ya que se encuentra en el islote de Megaride, próximo a la Piazza del Plebiscito. Nuestra recomendación es hacer el paseo, ya sea desde el centro o paseo marítimo, al atardecer para disfrutar de la puesta de sol desde lo alto del castillo, una de las fotos imprescindibles que llevarnos de Nápoles.

Dentro del castillo, podremos visitar la iglesia de Salvatore, grandes salas y terrazas con vistas panorámicas, que hacen de Castel dell’Ovo un lugar imprescindible en nuestra lista de sitios que visitar en Nápoles. La entrada es gratuita, está abierto de lunes a sábado y el horario es de 9.00 hasta 18.30 horas.

Plaza del Plebiscito

Plaza del Plebiscito

Sin duda otro de los símbolos de Nápoles. Está situado enfrente del Palacio Real. Es un lugar donde podremos hacer una parada para descansar, mientras nos comemos un helado y disfrutar observando cómo fluye la vida de la ciudad, o algunos de los monumentos más importantes de Nápoles como:

  • Palacio Real: El Palacio Real es un suntuoso palacio antiguo situado en el centro de Nápoles. El edificio, que luce un estilo art decó, se construyó en 1616 originalmente para los monarcas españoles de Nápoles. Entre los siglos XVIII y XIX, sirvió de residencia para los reyes borbones. Hoy en día se puede pasear por sus salas y observar el lujoso mobiliario bañado en oro, los frescos pintados por artistas italianos y el gran número de esculturas. El mejor lugar para hacer fotos es sin duda las escaleras de dos alas de mármol. De la parte exterior, se puede visitar la capilla real y pasear por los jardines reales.
  • Basílica de San Francisco de Paula: La versión napolitana del Panteón de Roma es una de las principales atracciones turísticas y se encuentra en la plaza del Plebiscito.  La fachada curva de la iglesia en el lado occidental de la plaza te llamará la atención desde el primer momento. Las más de 30 columnas que rodean la plaza formando un semicírculo componen un marco impresionante para la basílica central. Fíjate en detalles como el pórtico triangular con sus seis columnas y sus dos pilares; está inspirado en la basílica de San Pedro de Roma.
  • Palacio de la Prefactura
  • Palacio Salerno

Además, dicen que tendrás suerte, según otra leyenda napolitana, si consigues andar, con los ojos vendados, desde el Palacio Real hasta las estatuas de los 2 caballos.

Pizza Napolitana

Si hay algo que destaca de la gastronomía de Nápoles, sin duda eso es la famosa pizza napolitana. Tanto que en algunas pizzerías de la ciudad solo sirven las dos variedades napolitanas más emblemáticas: la margarita con tomate, mozzarella y albahaca, y la marinera con tomate, orégano y ajo.

La pizzería de Nápoles más famosa es L’Antica Pizzeria da Michele, en la que Julia Roberts se comía una deliciosa pizza en la película “Come, reza y ama“. Aunque hay que avisar que las colas son largas y existen otros lugares donde comer mejores pizzas pero no con tanta fama.

Otra de las más concurridas y conocidas es Gino Sorbillo, el rey de la pizza, situada en Via dei Tribunal. Además de estas dos, recomendamos que pruebes alguna de las famosas y algunas de las menos conocidas, pero igual o más buenas, como La Notizia, Napoli in Bocca, Pizzería Sorbillo, Trianon, Starita o Di Matteo.

Mapa Turístico de Nápoles

Hoteles en Nápoles

Una de las zonas más seguras, elegantes y bonitas de Nápoles se encuentra en los alrededores de Plaza Plebiscito, el Palacio Real, el Teatro San Carlo, la Galería Umberto I, siguiendo la “Vía Toledo”. Se trata una zona con hoteles de todo tipo y bastante segura, excelente para alojarse en Nápoles, pasear por el centro histórico, ver los monumentos más importantes y disfrutar de sus buenos restaurantes. Es fácil llegar sea en autobús que taxi así que no tendrán ningún problema de movilidad. Ideal para salir a caminar durante la noche, comer en uno de los tantos restaurantes de la zona.

La Spaccanapoli es una calle peatonal donde se suelen concentrar los turistas y donde encontraremos la esencia de Nápoles. Aunque es peatonal, no es fácil manejarse por ella si vamos con equipaje pesado. Se puede llegar en autobús o taxi a algunos puntos pero el resto tendrán que hacerlo a pie. Es una buena opción para los que quieren vivir “el verdadero Nápoles”, aunque no es para los turistas que quieran silencio y tranquilidad. En la Plaza Plebiscito podremos encontrar precios más económicos, y más variedad de alojamiento, siendo una buena opción donde dormir en Nápoles.



Booking.com

Aeropuerto de Nápoles

El aeropuerto de Nápoles se llama Capodichino y se encuentra bien conectado con vuelos a toda Italia, Europa e incluso con vuelos intercontinentales.  Es pequeño pero bien organizado y señalizado, algo que no es habitual en los aeropuertos italianos.

Hay también una oficina de turismo, donde puedes conseguir mapas e información sobre la ciudad, y los billetes del transporte público napolitano. Estos billetes pueden ser utilizados en todos los medios de transporte dentro de la ciudad, tanto en los autobuses como en el metro. El billete cuesta 1,10 euro, y puede ser utilizado por toda la red urbana de transporte dentro de 90 minutos de haber iniciado el viaje (se debe sellar al subir al bus o entrar al metro). La parada de los autobuses está  justo al frente de la salida del aeropuerto.

El bus tarda aproximadamente 20 minutos en llegar al centro de la ciudad. Les recomendamos que presten mucha atención a las paradas pues en su recorrido efectúa muchas. Si no se encuentra seguro de la parada en que debe bajar, le recomendamos preguntar a algún otro pasajero o al conductor.

Otro Forma aún más cómoda de alcanzar el centro es tomar el bus llamado “Alibus”,  que sale cada 5-10 minutos, y solo hace 3 paradas: estación de trenes-puerto-aeropuerto. El precio de este bus es de 3 euros. Claro que puedes llegar a la ciudad también en taxi . Los precios son bastante definidos, aproximadamente 13 – 15 euros).

Al contrario de lo que pasa en otras ciudades de Italia, el aeropuerto de Nápoles se encuentra cercano al centro de la ciudad. De esta manera, podemos estar paseando por las calles más céntricas y ver como pasan los aviones casi pegados.

El tiempo en Nápoles

El tiempo de Nápoles, como suele pasar en el sur de Italia, es típicamente mediterráneo. La media de las temperaturas oscilan entre los 8 ºC en el invierno a los 25 ºC del verano.

Debido a su formación geográfica, la ciudad de Nápoles presenta varios microclimas en sus diversas regiones, siendo algunos más frescos, calurosos o húmedos según su ubicación.

Durante el invierno, Nápoles presenta un clima lluvioso pero templado que varía desde los 4.3 ºC hasta 12.7 ºC. Sin embargo, en verano el clima se vuelve más caluroso y seco, aunque los vientos marinos que viene del golfo de Nápoles suele hacer más llevaderas las temperaturas, que van desde los 28.3 ºC de máxima a los 17.3 ºC de mínima.

Otras ciudades cerca de Nápoles

Teniendo Nápoles como centro del viaje, hay varias ciudades cercanas que también son recomendables visitar por su belleza y su singularidad. Se puede contratar una excursión y viajar en tren o autobús, ya que está muy bien conectada y tiene un horarios muy flexibles. Las otras alternativas son:

5/5 (13)