que ver en el lago di garda

Lago di Garda

El lago di Garda es uno de los lagos más bonitos del norte de Italia, con pueblos de postal, una rica historia y una belleza natural que te dejarán con la boca abierta. El lago, el más grande de Italia, se extiende entre tres regiones: Región de Lombardía al oeste, Región del Véneto al este y Región de Trentino-Alto Adigio al norte. El lago de Garda es un destino extraordinario que consigue satisfacer a todos, en cualquier época del año.

Qué ver en Lago di Garda

El Lago de Garda es el mayor de los lagos de Italia y uno de los principales centros turísticos del norte del país. A diferencia del resto de lagos, el Lago de Garda es un lugar muy animado repleto de turistas tanto italianos como extranjeros. El Lago de Garda está rodeado de pequeñas y encantadoras localidades que suelen funcionar como lugares de veraneo, el más popular es Sirmione.

Sirmione

Castillo de Scaligero

Situado en una pequeña península que se adentra en el Lago di Garda, Sirmione es un importante centro turístico gracias a su balneario y a su centro histórico, en el que aún se conservan un castillo medieval de Scaligero y las ruinas de una antigua villa romana «le Grotte di Catullo».

Sirmione es una localidad alegre en la que todo está preparado para el disfrute de los visitantes. El centro de Sirmione siempre está lleno de vida y el mayor problema es encontrar aparcamiento, a pesar de que todos los lugares son zonas de pago y parkings.

Castillo de Scaligero

El símbolo de la ciudad de Sirmione por su importancia en el pasado y fuerza en el presente es el castillo de Scaligero. De hecho, la entrada a la ciudad es la puerta del castillo de Scaligero. El Castillo fue construido en el siglo VIII sobre unos antiguos restos romanos, y se trata de uno de los castillos mejor conservados de Italia.

Cuevas de Catulo

Cuevas de Catulo

Las famosas Grotte di Catullo son en realidad los restos de una antigua villa romana construida entre el siglo I a.C. y el primer siglo d.C. en la zona norte de la ciudad. El complejo arqueológico es el testimonio más importante de la época romana en la zona y es el ejemplo más impresionante de villa romana presente en el norte de Italia.El nombre de Cuevas de Catulo proviene porque al inicio de las excavaciones fue confundida con una cueva, revelando luego su verdadera identidad.

 

Balneario de Sirmione

Otra de las atracciones para los turistas que disfrutan de las aguas termales y los tratamientos de relax y belleza. Con increíbles piscinas termales al aire libre, vistas al lago, para un momento en el que recargar la energía y disfrutar de los placeres de la vida. Una experiencia inolvidable.

Playas de Sirmione

Gracias a su forma y ubicación, en Sirmione pueden disfrutar de varias playas donde tomar el sol y nadar en las aguas del Lago de Garda. Entre las más conocidas Jamaica Beach, así llamada por que recuerda un poco las playas de Jamaica con sus colores y belleza. Lido Beach Galeazzi y Beach Punta Gro, también ofrecen belleza.

Isla de Garda

Isla de Garda

La Isla de Garda, también conocido como Isola Borghese, es la isla más grande de las islas en el lago de Garda y se encuentra a unos 200 metros de la costa, cerca de San Felice. Se puede llegar en barco y es propiedad de los condes de Cavazza. Se pueden realizar visitas guiadas en el encantador parque y en la villa Ferrari, un admirable ejemplo de villa construida a principios del ‘900, que es el único ejemplo de estilo gótico veneciano del lago de Garda.

Además de la villa y sus jardines, Isola del Garda merece una visita por su fascinante historia. Habitada desde la época romana, como lo demuestran las lápidas y los restos de templos que se encuentran allí, fue durante mucho tiempo un refugio para los piratas antes de convertirse en un centro eclesiástico por la intervención de San Francisco de Asís. Durante siglos, la isla ha sido visitado por muchos personajes conocidos, además de San Francisco de Asís, también Dante Alighieri, San Antonio de Padua y Adelaide Malanotte, entre otros.

Riva de Garda

Riva de Garda

Riva del Garda es una de las ciudades más septentrionales del lago y posee un encanto muy especial. Aquí, de hecho, el lago se estrecha y se acuña entre los altos acantilados del Monte Rocchetta, donde el agua es más fría y más azul, y el paisaje se envuelve por la cercanía a los Dolomitas.

Riva del Garda, es un centro turístico muy bien equipado, organizado y rico en historia, habitado desde la época romana con gran evidencia de su pasado medieval. El centro es su plaza 3 di Novembre, allí podrás admirar la Torre Apponale, su monumento más importante del 1220, el Ayuntamiento fue reconstruido por los venecianos en el 400 y el Palacio Pretorio fue construido en 1375 por Scala.

Vale la pena visitar también “la Iglesia dell’Inviolata”, un buen ejemplo de estilo barroco construido en 1603, el barrio medieval del Marocco (deriva de “Marocche” los montículos de piedra sobre los que surgieron los edificios), sin olvidar, por supuesto disfrutar la orilla del lago.

Limone sul Garda

Limone sul Garda

Limone sul Garda es una de las ciudades más antiguas y mejor conservadas del lago de Garda. Los orígenes del nombre son inciertos: puede venir de “limes”, “frontera” en latin, aunque en realidad son los limones que dominan esta pequeña perla del Garda. Gracias a la brisa del lago y su microclima en esta zona se cultivan desde siempre en “limonere”, terrazas protegidas, una sobre la otra, donde se encuentran magníficos campos de cítricos.

Además de los famosos limones, encontrarás cedros, mandarinas, entre otros cítricos. El centro histórico de Limone sul Garda es un agradable centro con sus callejones, plazas y antiguas casas de pescadores directamente en el lago. No se pierdan la iglesia de San Pietro in Oliveto: construido en el siglo IX, es una de las iglesias románicas más antiguas de la zona y gracias a la restauración de 1989 hoy se pueden admirar los frescos originales.

Otros puntos destacados incluyen la plaza XX Settembre, la antigua plaza del mercado, con la Torre Visconti (XVI sec.), La Basílica de San Nicolás, el Ayuntamiento del siglo XIX (Palazzo Bovara) y el puente Azzone Visconti. Construido en el Renacimiento, el puente se utiliza para conectar Lecco al ducado de Milán y aún hoy es el acceso a la ciudad para los que llegan de Milán o de Garda.

Malcesine

Malcesine

Situado en el lado este del Lago di Garda y casi a mitad de camino entre sur y norte. Posee unos paisajes tremendos, que además tiene la posibilidad de subir la montaña en teleférico para tener una vista espectacular, que tiene un centro histórico encantador, que tiene mucha vida de noche y que me encantó.

 

Centro Histórico

El centro de Malcesine es mucho más grande de lo que parece. De todas maneras, debido a la gran cantidad de turistas, está inundado de pequeñas tiendas y restaurantes de todo tipo. Siguiendo las indicaciones llegamos al castillo de Scaligero de Malcesine. Desde él se ven unas vistas bastante interesantes de la localidad.

Puerto de Malcesine

Siguiendo con la visita nos encontramos con otra de las cosas que ver en Malcesine, su puerto. Está ubicado en una plaza, con unos edificios medio-altos a ambos lados, que le dan un encanto especial. Desde el puerto de Malcesine es posible visitar Limone, al otro lado del lago, o ir a otras partes del lago.

Palazzo dei Capitani

Muy cerca del puerto encontramos el Palazzo dei Capitani. Al igual que el castillo, se trata de una construcción del siglo XIII, aunque poco después fue destruida por algún incendio o terremoto. A finales del siglo XV fue reconstruido al estilo veneciano y un siglo después fue adquirido por Verona para alojar al “Capitano del lago”. Es Monumento Nacional desde el año 1902. La entrada es gratuita.

Subida al teleférico de Monte Baldo

Por último, otra de las cosas que hacer en Malcesine es subir mediante el teleférico al monte Monte Baldo. Desde aquí  es posible ver unas vistas privilegiadas del lago y de los Dolomitas. Es recomendable estar evitar horas punta, ya que suele haber colas para poder acceder al teleférico.

Desenzano de Garda

En el sur, cerca de Sirmione, Desenzano es el pueblo más conocido y con más turismo. Si estamos de visita por el lago es un lugar que tenemos que ver. Los principales lugares a visitar son:

Catedral de Santa María Magdalena

desenzano de garda
Dedicada a Santa María Magdalena, la catedral de Desenzano está a pocos minutos del Puerto Viejo. El arquitecto Giulio Todeschini de Brescia (1524-1603) se encargó de su diseño; la construcción se prolongó desde 1586 hasta 1611, año en el que fue consagrada por el obispo de Verona, la diócesis a la que pertenece la ciudad. El edificio consta de tres naves, siguiendo un esquema clásico. Una hilera de columnas de mármol rodea la nave central, sobre la que se alza una sencilla pero solemne bóveda de cañón, visible desde varios kilómetros de distancia.
La fachada tiene elementos decorativos barrocos. El interior posee un estilo típico de finales del renacimiento. Allí encontramos fantásticas pinturas dedicadas a María Magdalena. Muchas de las obras son de Andrea Celesti (1637-1712), Gian Battista Tiepolo (1669-1770), Zenon Veronese (1484-1553), Palma il Giovane (1544-1628), Andrea Bertanza y Pietro Calcinardi. Entre los elementos de la basílica destaca el altar realizado en mármol y cuya autoría se atribuye al estudio de Santo Calegari. En la capilla dedicada al Santísimo Sacramento cuelga el fabuloso cuadro “La última cena” de Gian Battista Tiepolo.

Castillo de Desenzano

Para disfrutar de las mejores vistas de la ciudad y del lago hay que subir hasta la terraza del castillo. Fue construido en la cima de una colina, desde la que se divisa el puerto y gran parte del territorio cercano, en plena Edad Media, hacia el año 1000, sobre unas antiguas ruinas romanas y ampliado cinco siglos después.
A pesar de su aspecto defensivo, el recinto, de una increíble belleza, nunca ha sido empleado como una fortaleza militar, sino más bien como refugio a la población de la localidad. El castillo se levanta sobre un plano rectangular; sin duda, el elemento más representativo es la imponente torre ubicada en la entrada situada más al norte para proteger el puente levadizo que todavía hoy en día conserva varias de sus antiguas cadenas. Desde 2007, el castillo está abierto al público; se puede visitar una gran parte de la edificación y ascender hasta el puesto de vigilancia, desde donde las vistas sobre el lago Garda cortan la respiración.

El puerto viejo

Desenzano del Garda posee uno de los puertos más grandes del lago que se extiende a sus pies. En la antigüedad fue el centro de la actividad económica de la ciudad gracias al comercio de cereales y grano; de hecho, llegó a ser el puerto de maíz más importante de la región de Lombardía. En la actualidad sigue siendo uno de sus principales puntos neurálgicos.
El puerto, que está flanqueado por edificios del arquitecto Giulio Todeschini, se construyó en la época de la República de Venecia y todavía hoy mantiene su carácter. Su amplitud y su diseño fortificado le permitieron acoger a los barcos mercantes que llegaban cargados de aceite de oliva, vino, cítricos, textiles y herramientas de hierro. Después volvían a sus lugares de origen con las bodegas repletas de grano. Con el desarrollo del transporte por carretera y ferroviario, el puerto de Desenzano del Garda fue perdiendo paulatinamente su importancia; aunque no su atractivo ni su belleza. Tras su renovación, en la actualidad acoge a numerosas embarcaciones de recreo.

Villa romana

En pleno centro de la ciudad, a muy pocos pasos de la catedral, se encuentra la villa romana, considerada el mejor ejemplo conservado en el norte de Italia de la última época de esta civilización de la antigüedad. Fue descubierta en 1921 y se extiende a lo largo de una hectárea. La primera piedra se colocó en el siglo I a.C y se completó a principios del siglo IV.
Durante la visita se pueden recorrer las habitaciones del dueño de la villa, Decentius –se piensa que el nombre es el origen de la denominación de la ciudad-, y sus invitados. Todas las estancias conservan gran parte de los suelos originales, magníficos mosaicos realizados con piedra y pasta de vidrio de vivos colores. El diseño sigue patrones geométricos de gran complejidad junto con escenas figurativas, como la cosecha de la uva, muy características de este periodo. En la entrada del recinto se ubica el “Antiquarium”, un pequeño museo en el que se pueden ver distintos objetos como esculturas, joyas, lámparas y otros utensilios.

Museo arqueológico Giovanni Rambotti

Abierto en 1990, el museo arqueológico Giovanni Rambotti guarda valiosos tesoros de la antigüedad. En su interior se conserva el arado más antiguo del mundo; según los  científicos, esta herramienta para cultivar la tierra, que fue descubierta en el año 1978 enterrada en una capa de turba, data de la Edad de Bronce, hacia el año 2000 a.C. Está realizado con una única pieza de madera de roble que se conserva en unas condiciones prácticamente perfectas y compuesto de tres partes: el arado propiamente dicho, la parte de sujeción al yugo y el eje para controlar la dirección y la profundidad de los surcos.

Gardaland

Además de vistas inolvidables, hermosos pueblos costeros, el Lago de Garda también dispone de una gran gama de modernos parques temáticos perfectos para divertirse en familia. La mayoría de los parques quedan a pocos kilómetros de la orilla del lago, en la provincia de Verona. El famoso Gardaland, el parque más grande de Italia, con más de 35 atracciones temáticas para niños y adultos que se enriquece cada año: el parque se encuentra en Castelnuovo del Garda.

Mapa del Lago di Garda

Hoteles en el Lago di Garda

Por su extensión, el Lago di Garda ofrece gran cantidad de pueblos donde alojarse. Si quieres dormir en un lugar estratégica para llegar en tren, Desenzano o  Peschiera del Garda están bien conectados con Milán, Verona o Venecia. También suelen ser los más económicos de todo el Lago de Garda.

Sin embargo, si prefieres algo relajante con termas naturales, la mejor opción es dormir en Sirmione. Uno de los pueblos más bellos y conocidos del Lago de Garda.  Otras ciudades bellas, pequeñas y pintorescas donde dormir, sobre todo si viajan en auto, pueden ser Malcesine, Limone, Bardolino, Salò, Lazise, entre otras. Las opciones donde dormir en el Lago de Garda son innumerables.



Booking.com

Cómo llegar al Lago di Garda

Existen varias formas de llegar hasta el Lago de Garda, aunque probablemente la forma más cómoda de realizar el trayecto sea en coche. Si no queréis conducir tenéis la opción de viajar en tren o bien reservar una excursión organizada.

Avión

El lago de Garda se encuentra cerca de varios aeropuertos importantes: el más cercanos, a 15 km de distancia, es el aeropuerto de Verona-Villafranca, seguido por el aeropuerto de Brescia-Montichiari que se encuentra a unos 30 kms. Sin embargo, la opción más popular es volar a Milán, que se encuentran a unos 100 km de distancia. Desde los aeropuertos, se puede tomar un automóvil, tren o autobús hasta las ciudades del Lago de Garda.

Coche

La forma más cómoda recorrer el trayecto es realizar el recorrido en coche. El trayecto es casi todo por autopista y está muy bien indicado, no tiene pérdida.

Tren

Se puede llegar al lago de Garda en tren desde Verona a Peschiera del Garda y Desenzano del Garda. Ambas ciudades se encuentran en la parte sur del lago de Garda. Se tarda 15 minutos en llegar desde la estación de Porta Nuova de Verona a Peschiera del Garda, o 20 minutos a Desenzano. Los trenes a ambas ciudades funcionan casi cada hora.

Desde Milán pueden llegar en tren hasta Peschiera del Garda y a Desenzano del Garda en una hora más o menos. Con trenes regionales o alta velocidad.

Desde Venecia también pueden llegar en tren a ambas ciudades en una hora y media (altavelocidad).

Autobús

Para visitar la parte norte del Lago de Garda, por ejemplo Riva del Garda, se pueden tomar los autobuses de Verona a Riva del Garda, que incluye paradas en otros pueblos como Lasize, Bardolino, Garda y Torre del Benaco, entre otras ciudades.

Si desean visitar el lado occidental, la mejor opción es tomar el tren de Verona a Desenzano y desde allí tomar los autobuses que conectan Desenzano con las ciudades hasta Riva del Garda, en el norte. Desde la estación de tren de Desenzano, también pueden tomar el autobús a Sirmione, que tarda unos 30 minutos.

Cómo moverse por el Lago di Garda

Para los que dispongan de coche y tiempo, una opción agradable puede ser recorrer los pueblecitos del lago en coche. Si no tenéis demasiado tiempo podéis tomar los barcos que cruzan el lago uniendo diferentes puntos. También es posible cruzar el lago con el coche usando uno de los barcos preparados para ello. Los horarios pueden cambiar en las distintas épocas del año.

El tiempo en el Lago di Garda

El tener la montaña tan cerca, hace que el invierno tenga un clima duro, con bastante frío. En primavera y otoño las temperaturas son algo más suaves, aunque llueve demasiado. Sin duda la mejor opción para viajar es en verano, cuando la temperatura es más cálida (aunque cuidado porque por la noche puede refrescar) y no suele llover, aunque puede caer alguna tormenta de verano pero son cortas.

Otras ciudades cerca del Lago di Garda

Si no has tenido suficiente con los pueblos del Lago di Garda, hay varias ciudades cerca y muy bien comunicadas que podemos visitar dentro de nuestro viaje por Italia. Los mejores destinos son:

5/5 (2)