castello estense

Ferrara

Ferrara es una ciudad de la región Emilia-Romagna, conocida por ser la ciudad del palio más antiguo del mundo. La ciudad ganó importancia en el último periodo de la Edad Media y en el Renacimiento, sobre todo de la mano de la familia Este. Durante dicho periodo, Ferrara llegó a ser centro cultural no solo de Italia sino también europeo, gracias a la presencia de importantes escritores como Ludovico Ariosto y Torquato Tasso, pintores como Mantegna y Tiziano, e intelectuales como CopernicoParacelso, Pico della Mirandola y Pietro Bembo.

Qué ver en Ferrara

Ferrara se puede considerar como la “Florencia” de Emilia-Romagna. Aunque sea mucho menos conocida que la capital de la Toscana, fue una de las ciudades más importantes en el Renacimiento, llegando a su corte artistas e intelectuales de toda Europa. Se levantaron palacios que se han conservado sorprendentemente bien e incluso se considera la “primera ciudad moderna del mundo”, ya que aquí se desarrolló el primer plan regulador. Todo esto le ha valido el reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1995.

Castello Estense

que ver en ferrara

 

Lo primero qué ver en Ferrara es el castillo de los Este, considerado el monumento más representativo de la ciudad. Y seguramente además sea lo primero con lo que te encuentres. Si vienes andando desde la estación de trenes, te dará la bienvenida al centro de la ciudad. Ahí está, casi tan imponente como cuando se levantó, a finales del siglo XIV, con su estructura cuadriculada y ese foso que sigue rodeándolo.

Se conoce también como “El castillo de San Miguel” pues su primera piedra se puso el 29 de septiembre de 1385, día de San Miguel, por Bartolino de Novara. El castillo Estense fue construido con finalidad de fortificación militar. Es un edificio de ladrillos, de planta cuadrada, con cuatro torres. Está totalmente circundado por un fosado de agua, y es el único castillo europeo que todavía tiene esta característica.

Eso sí, ya no tiene sus almenas, desaparecieron cuando se transformó en la nueva residencia de la corte de los Este, los señores de Ferrara, dos siglos después. El castillo se convirtió en un palacio renacentista, y no en uno cualquiera, sino en el de una de las familias más influyente de Europa en la época.

Es muy recomendable, incluso si sólo pasas un día en Ferrara, entrar en el castillo. Puedes visitar sus salas nobles llenas de frescos renacentistas (las más famosas son la capilla ducal, la cámara y el salón de juegos, la sala del gobierno y la sala de los escudos), las cocinas, la prisión y el jardín colgante de los naranjos y subir a la torre de los Leones para admirar Ferrara desde arriba.

Horario

De lunes a viernes de 9:30 a 17:30
Sábado y domingo de 9:30 a 18:00
De febrero a septiembre abre todos los días. De octubre a enero cierra los lunes.

Precio

La entrada vale 6€ y 4€ para los menores de 18 años y mayores de 65.

Palacio de la Razón

El palacio de la Razón está construido en estilo gótico, todo en ladrillo, al comienzo del siglo XIV. El edificio que se ve ahora es el resultado de una reconstrucción posterior, debido a un incendio que destruyó una parte del palacio. De todas maneras, la reconstrucción resulta una mala copia del grande palacio antiguo. En el patio interior del palacio, hoy está la Plaza Municipal, con la “Escalera de Honor”, una escalera monumental con cúpula.

Catedral de Ferrara

Catedral de Ferrara

La historia de Ferrara no comienza con el Renacimiento, y su catedral, que se empezó a levantar a principios del siglo XII, es buena prueba de ello. La catedral de San Jorge, patrón de la ciudad, es la sede de la Archidiócesis de Ferrara-Comacchio y representa uno de los edificios históricos más importantes de la ciudad.

Tiene una preciosa fachada románica de tres cúspides recubierta de mármol. No hay que dejar de dar la vuelta a la iglesia y “descubrir” su ábside con la representación del Juicio Universal del siglo XV, un poco escondido entre edificios. La torre del campanario sigue un proyecto del famoso arquitecto Leon Battista Alberti, pero resulta incompleto.

En el interior queda poco de la decoración medieval: se renovó y redecoró en los siglos XVIII y XIX. No te pierdas el fresco del Juicio Universal del siglo XVI en la bóveda del ábside, está inspirado en el de Miguel Ángel de la Capilla Sixtina.

Palacio de los Diamantes

Palacio de los Diamantes

El Palazzo Diamanti es uno de los edificios renacentistas más importantes, y más peculiares de la ciudad. Realizada por Biagio Rossetti bajo orden de Ercole I Este, no vas a tener problema en reconocerlo: su fachada blanca con almohadillado en forma de puntas de diamantes es inconfundible. En concreto son 8500 bloques de mármol en forma de punta de diamante los que cubren su fachada.

Fue construido durante el final dela Edad Media, cuando la ciudad se amplió de manera monumental la zona norte gracias a la “adición Hercúlea”, la más importante obra urbanística de aquel tiempo. Dentro está la Pinacoteca Nacional, pero en una visita de un día no te va a dar tiempo visitarla.

Horario

Abierto todos los días de 9:00 a 19:00

Precio

La entrada vale 4€.

Palacio Schifanoia

Otro imprescindible es el Palazzo Schifanoia. El portal de mármol te demostrará la grandeza de los Este, pero lo que de verdad no puedes perderte es el interior. Ahí está la Sala de los Meses, una enorme sala completamente cubierta con uno de los ciclos profanos de frescos renacentistas más famosos. Además encontramos otras salas con frescos, pinturas, bronces, marfiles, madera, cerámica y medallas.

El Palacio Schifanoia es una de las “Delicias de la ciudad de Ferrara”. Se trata de un conjunto de 19 villas que se encuentran en la ciudad o en su provincia. Representaban los lugares de retiro o diversión de la familia Este. Hoy en día sólo algunas de estas villas han sobrevivido al tiempo, mientras otras lamentablemente se arruinaron o se perdieron. Palacio Schifanoia es la única villa que está en el centro de la ciudad, y además es una de las mejor conservadas. Su nombre particular llega de su significado, de “schivare la noia” (esquivar el aburrimiento).

Vía delle Volte

Vía delle Volte

En la zona sur de la piazza Trento y Trieste se encuentra el entramado de callejuelas del antiguo centro medieval de Ferrara, con la que probablemente sea la calle más bonita de la ciudad: la vía delle Volte. Una calle larga y estrecha llena de “volte”: pasadizos sobreelevados que conectan los edificios de ambos lados de la calle y que acaban en forma de arco abovedado. Esta era una de las principales calles comerciales de Ferrara en la época medieval y una de las teorías sobre los pasadizos es que servían de conexión entre las casas de los comerciantes, a un lado de la calle, y sus almacenes, al otro. Son calles estrechas, con palacios de ladrillos , con pequeñas bodeguitas o restaurantes que se asoman en varios puntos.

Murallas de Ferrara

Las murallas antiguas de la ciudad de Ferrara se extienden por más o menos 9 km; han mantenido su forma original, así que hoy podemos ver la verdadera estructura medieval. En su perímetro destacan varios bastiones de defensa. Las murallas tienen un sendero donde se puede pasear o correr y siempre está lleno de gente (se puede subir en varios puntos del recorrido).

Mapa turístico de Ferrara

Hoteles en Ferrara

Ferrara, gracias a su centro histórico medieval, ofrece una maravillosa experiencia a sus visitantes. Disfrutar caminando por sus calles, mirar sus monumentos iluminados o simplemente vivir la ciudad son algunos de los motivos por los que vale la pena dormir en Ferrara. Os dejamos el buscador de booking donde encontraréis las mejores opciones y las opiniones de los usuarios.


Booking.com

Cómo llegar a Ferrara

Ferrara se encuentra en el Norte de Italia, en la región de Emilia Romagna y a media hora de Bolonia. La frecuencia de los trenes entre Bolonia y Ferrara es de 2 o 3 cada hora, pero interesa coger el Regionale Veloce que es el que tarda 30 minutos escasos en hacer el recorrido, mientras que el Regionale tarda unos 50 minutos; pero hay que mirar bien los horarios porque del Regional Veloce solo hay uno cada hora. El billete val 4’50 € cada trayecto, y hay que validarlos en las maquinas amarillas y al llegar al anden.

Si vienes en avión, el aeropuerto más cercano es el de Bolonia. Desde ahí pueden tomar el autobús que te llevará cómodamente hasta el centro de la ciudad, en 1 hora aproximadamente. En coche se puede llegar muy fácilmente a Ferrara a través de la Autopista A13.

El tiempo en Ferrara

Ferrara tiene el típico clima continental, en invierno frío (con una media de 7ºC) y con bastante lluvia en esta época, y en verano muy caluroso (con una temperatura media de 32ºC) y muy pocas precipitaciones. Por ello, la  mejor época para visitar la ciudad es en primavera y otoño, cuando las temperaturas son más suaves y no hay muchas precipitaciones.

Otras ciudades cerca de Ferrara

Una de las ventajas de Ferrara es que se encuentra en una localización perfecta, ya que tiene a poco más de una hora en coche hasta 6 de las ciudades más importantes de Italia, desde el punto de vista turístico. Os dejamos cuáles son esas ciudades y su distancia.

5/5 (10)