que ver en bolonia

Bolonia

Bolonia no es uno de los principales destinos turísticos de Italia , aunque es algo que poco a poco está cambiando entre otras cosas por el gran número de estudiantes extranjeros que recibe su Universidad. A continuación, te vamos a detallar qué hacer y qué ver Bolonia, capital de Emilia Romagna, una de las regiones más ricas económica y culturalmente.

Qué ver en Bolonia

La ciudad de Bolonia, a menudo se conoce como “la Dotta, la Rossa e la Grassa”la Docta porque aquí está  una de las universidades de Italia de más prestigio y antiguas, por donde cada año pasan miles de estudiantes de todo tipo de nacionalidades. Por el color rojizo de los techos de las casas, típico de la Edad Media, se la conoce como la Roja, y la Grassa por la maravillosa comida típica de la ciudad y de la región, que es conocida en todo el mundo. En Bolonia conviven perfectamente la modernidad con las tradiciones más típicas italianas.

Plaza Mayor

Plaza mayor

Para muchos es uno de los lugares más bellos de Bolonia.  La Piazza Maggiore está situada en el centro de la ciudad. Fue construida en el siglo XIII y conserva el encanto de la arquitectura de aquella época. Además, en su alrededor hay varios lugares de interés que debemos ver como el Palacio de Podestá, el Palacio de Comunale y la Basílica de San Petronio. Esta plaza es un buen punto de partida para comenzar a conocer Bolonia.

Desde Plaza Mayor de Bolonia salen todas las principales calles de la ciudad, ideales para dar un paseo o hacer shopping. La Plaza Mayor se conoce también por la interesante Fuente de Neptuno, del artista Giambologna.

Archiginnasio

Archiginnasio

Además de ser uno de los palacios más impresionantes de la ciudad, el Archiginnasio fue en tiempos la principal sede de la Universidad de Bolonia, la más antigua de Europa. La entrada es un pórtico que desemboca a un claustro que suele impactar a los visitantes, y donde están las ruinas de la iglesia de Santa Maria dei Bulgari. Hay una colección de 7000 escudos heráldicos que decoran sus muros.

En la parte superior del edificio encontraremos las salas de estudio de los legisti (estudiantes de derecho) y los artisti (alumnos de otras materias). Además también está el Teatro Anatómico, un lugar desde donde se podían ver a los estudiantes de medicina mientras operaban a los cadáveres para estudiar su anatomía.

Plaza San Stefano

plaza san stefano

La Basílica de Santo Stefano son en realidad siete iglesias unidas, y está en la piazza Santo Stefano. Esta plaza es uno de los lugares con más encanto de Bolonia. Sentarse en algunos de sus soportales por la noche y disfrutar de sus luces encendidas es una de las cosas que no podemos dejar de hacer en Bolonia.

Las siete iglesias están construidas en distintas épocas y fue un diseño pensado por San Petronio, que en ese momento era el obispo de Bolonia. Dante Alighieri solía visitarla para poder pensar con tranquilidad.

Basílica San Petronio

basilica de san petronio

La Basílica de San Petronio es la iglesia más antigua y grande de Bolonia, además de ser una de las iglesias más grandes del mundo. Está en la Plaza Mayor, justo al lado del Palacio de los Notarios, y ha servido para acoger diferentes eventos, el tribunal como lugar donde se podían encontrar los ciudadanos. En su interior se conservan preciosas obras de artistas famosos como el Parmigianino, Giulio Romano y Masaccio.

ue construida en el año 1390 y dedicada a San Petronio, que es el patrón de Bolonia. Todos los años, es enorme la cantidad de creyentes que pasan por Bolonia para ver la Basílica. Es conocida porque en 1530 es donde se coronó Carlos V como emperador.

En el interior de la Basílica de San Petronio podemos ver el Matrimonio Místico de Santa Caterina y los frescos de Giovanni de Módena, dos grandes obras de arte.

Palacio Comunale

palazzo comunale bologna

El Palacio Comunal de Bolonia fue construido durante la Edad Media, y actualmente es la sede del ayuntamiento de Bolonia, aunque ha sido múltiples los usos que ha acogido durante todo este tiempo.

El palacio son varios edificios, que se han ido construyendo en diferntes periodos, de ahí la peculiaridad arquitectónica. Así, en 1336 pasó a ser propiedad del Estado y sede del gobierno de Bolonia.
Con el paso de los años, el palacio ha sufrido grandes reformas, destacando la torre del palacio, donde se puso un enorme reloj, que se puede ver desde varios puntos de la ciudad.

Palacio Podestá

palacio de podesta

El Palacio Podestá está en la Plaza Mayor y fue construido en el año 1200 para que fuera la sede del Gobierno de la Ciudad. Cuando el gobierno se llevó al Palazzo Comunale, pasó a ser un teatro. Hoy en día se puede visitar como museo, siendo una de las mayores atracciones del centro de Bolonia.

Con el paso de los años su arquitectura ha sufrido muchos cambios. Tal es así, que al día de hoy podemos apreciar un edificio que combina los estilos romano y renacentista de una forma curiosa y única. Cabe hacer mención de la decoración exterior con numerosos azulejos cuya peculiaridad es que llevan grabados de flores y son todos diferentes entre sí.

Dos aspectos que suelen llamar la atención son su enorme torre, conocida como Torre del Arengo, y por el gran pórtico decorado con imágenes de los santos de Bolonia: San Petronio, San Procolo, San Domenico y San Francisco. Al pórtico se le conoce como el “Voltone del Podestà”.

Torres de los Asinelli y Garisenda

Torres de los Asinelli y Garisenda

Las Torres de los Asinelli y Garisenda son unos  de los símbolos más conocidos de Bolonia (Bologna). En su momento había un gran número de torres que tenían la función la vigilancia y eran imagen del poder de la ciudad. Actualmente solo hay en pie una veintena, siendo las más conocidas estas dos.

Durante los siglos XII y XIII, era habitual en Italia que las ciudades compitiesen construyendo torres para la defensa de las mismas. Se cree que en Bolonia llegaron a existir entre ciento cincuenta y doscientas de estas edificaciones.

A lo largo de la historia las torres recibieron diversos usos, sirviendo para guardar el grano, prisión y sede de distintos comercios. Actualmente, solo quedan en pie dos de todas las torres que hubo, ya que se derribaron la Artenisi y la Ricardonna en 1917 para llevar a cabo un cambio en la ciudad.

Las dos torres que hoy se conservan reciben los nombres de Garisenda y Asinelli. La primera no se encuentra en muy buenas condiciones y debido al riesgo que supone no puede visitarse por dentro. A la Asinelli podremos subir hasta hasta lo más alto, dando una de las mejores vistas de la ciudad.

A pesar de que originariamente medía más de 60 metros, la Torre Garisenda está por debajo de 48 metros ya que tuvo que derribarse un trozo porque el suelo no estaba aguantando el peso y había peligro de colapso. Se hizo famosa porque aparece en la Divina Comedia de Dante Alighieri.

Horario

Durante el verano de 9:00 a 18:00.
Durante el invierno de 9:00 a 18:00.

Precio

Entrada normal 5€, con descuento 3€.

Pórticos de Bolonia

porticos de bolonia

Los pórticos de Bologna son seguramente uno de los elementos arquitectónicos más característicos y más conocidos. Se extienden a lo largo de la ciudad, principalmente en el centro, por unos 40 kilómetros. Podemos decir que son el núcleo de la ciudad; se construyeron para disfrutar a lo máximo todos los espacios en cualquier condición, llegaban a ser refugio tanto contra la lluvia como contra el sol. Son la parte más romántica de Bolonia, y sin duda su característica más particular.

Las murallas de Bolonia

murallas de bolonia

Como pasa en muchas ciudades europeas, Bolonia también estaba amurallada para defenderse de los ataques. Se construyeron entre el siglo III y VII, época de esplendor del Imperio Romano.

En Bolonia todavía se preserva un buen trecho de muralla construido con círculo de selenita, un mineral fuerte con el que se solían levantar este tipo de edificaciones en los primeros siglos de nuestra era. Las murallas tienen forma de varios círculos concéntricos, que que conforme se iba ampliando la ciudad había que hacer una nueva muralla que protegiese a la nueva zona.

Estuvieron en pie hasta el siglo XX, momento en el que se tiraron algunos trechos de estas murallas para hacer las carreteras para la circulación de vehículos. Debes acercarte al barrio viejo, donde se mantiene parte del fuerte donde se vigilaban las entradas de la ciudad y en cuyo perímetro había un pequeño torreón, un foso y un puente levadizo.

También te recomendamos que visites las puertas de acceso a la ciudad. En su origen había doce, manteniéndose hoy en día diez, y están repartidas por la ciudad. Porta Mascarella es la más famosa por su buen estado de conservación. Las otras son las puertas de Castiglione, Santo Stefano, Mayor, San Vitale, San Donato, Galliera, Lame, San Felice y Zaragoza.

Santuario Nuestra Señora de San Luca

santuario nuestra señora de san luca

Situado en una colina, colle della Guardia, está el Santuario de Nuestra Señora de San Luca. Lo primero que debemos saber es que la subida es asequible para todo el mundo y que las vistas que hay merecen la pena el esfuerzo. La iglesia está en mitad de la naturaleza y es un lugar donde peregrina mucha gente.

La iglesia es de estilo barroco y en el interior del templo podremos ver la imagen de la Virgen María con su hijo en brazos, además de varios retablos. En el exterior suele llamar la atención el gran número de arcos que hay, concretamente 666 arcos.

Desde la Plaza Mayor se tarda alrededor de una hora y media andando, aunque también podemos tomar un autobús que nos lleve hasta la colina donde está el santuario (línea 58).

Mapa turístico de Bolonia

Hoteles en Bolonia

Bolonia es una ciudad de tamaño medio. Así que no es difícil visitarla tranquilamente aunque nos alojemos un poco más a las afueras. Además, tiene una buena red de transporte para moverse por dentro de la ciudad. A continuación, te contamos cuáles son las mejores zonas donde dormir.

La mejor zona dónde alojarse en Bolonia es el casco histórico, aunque los precios son más elevados, todos los monumentos están muy cerca y puedes vivir la ciudad a fondo. Otra buena zona es la Ciudad Universitaria, donde los precios son más económicos, siempre dependiendo de la época del año.


Booking.com

Aeropuerto de Bolonia

El aeropuerto de Bolonia se encuentra al noroeste de la ciudad. Se puede llegar tomando la Autostrada Adriatica A14. El centro de Bolonia no está muy lejos, en coche tardarás 20 minutos en recorrer los 10 kilómetros de distancia.

El autobús transporta a los pasajeros desde el aeropuerto de Bolonia hacia la estación central, por 6 € por persona y se pueden comprar online y en las máquinas ubicadas en el aeropuerto y en la estación de tren. Sale cada 11 minutos desde y hacia el aeropuerto, la duración del recorrido es de 20 a 25 minutos.

Tomar un taxi hasta hasta Bolonia supone entre 15 y 20 €, más 0,50 por cada una de las maletas que llevemos.

El tiempo en Bolonia

Bolonia tiene un clima muy húmedo. En otoño e invierno son frecuentes los bancos de niebla que limitan mucho la visión de la ciudad, y en verano hace que el calor sea más pegajoso. Si ya conoces el norte de Italia, entonces sabes bien de qué estamos hablando.

Mientras el otoño y el invierno son fríos y suelen presentarse días de lluvia y nieve, la primavera y el verano se caracterizan por sensaciones térmicas algo sofocantes que se traduce en numerosas olas de calor a lo largo de estas dos estaciones..

Otras ciudades cerca de Bolonia

Existen miles de excursiones para hacer en Bolonia, y aquí te contamos cuáles son las más interesantes de ellas. A continuación, te vamos a recomendar las ciudades que no puedes dejar de visitar en tus vacaciones por la zona. Las mejores opciones son:

4.8/5 (5)