que ver en roma

Roma

La capital de Italia y de la región de la Lacio es sin duda un referente en arte e historia por cada una de sus calles empedradas, desde ruinas romanas y grandes basílicas, hasta plazas monumentales rodeadas de terrazas con ambiente. Descubre qué ver en Roma y exprime al máximo tu viaje a esta Ciudad Eterna.

Qué ver en Roma

Roma dispone de un abanico muy amplio de lugares a visitar y en todos los lugares están llenos de belleza e interés. La lista de lugares que ver en Roma es enorme. Toda una vida es lo que te pide la Ciudad Eterna, con sus calles, plazas, monumentos y fuentes nunca vanales o insignificantes. Para que no vayas corriendo por la ciudad de un lado a otro te ofrecemos una guía de Roma que te pueda ayudar a organizar tus vacaciones en Roma.

Coliseo Romano

En un principio se llamó Anfiteatro Flavio, y se trata del anfiteatro romano más grande que se construyó construido, además del monumento más conocido de Roma. Unos 6 millones de turistas lo visitan cada año.

coliseo romano

Fue construido hace casi 2.000 años, y fue todo un símbolo en el Imperio Romano. Su construcción empezó en el año 72, cuando gobernaba Vespasiano y se finalizó en el año 80 bajo el mando del emperador Tito. Tiene una tamaño 57 metros de alto, 156 de ancho y 188 de largo.

En us máximo esplendor, durante el Imperio Romano, tuvo una capacidad de más de 50.000 personas, quienes podían disfrutar de las diferentes espectáculos y juegos que allí se hacían. Se pudieron ver desde ejecuciones, peleas de gladiadores, animales traídos desde todo el Imperio o algunas recreaciones de batallas épicas.

El Coliseo tuvo actividad hasta el siglo VI, cuando se disputaron los últimos juegos, es decir, 500 año de vida. Tras esto, el Coliseo fue saqueado, sufrió terremotos y fue bombardeado en la II Guerra Mundial.

interior del coliseo

Hoy en día el Coliseo es el mayor activo turístico que perdura de la época del Imperio Romano. De hecho, desde el año 2007, está dentro de la 7 Maravillas del Mundo Moderno.

Algunas de las curiosidades de este monumento son:

  • El nombre de Coliseo es por la estatua «El Coloso de Nerón» que está en el Domus Area, que fue construido por el propio Nerón.
  • Se inauguró con 100 días de juegos por el emperador Tito. Durante el evento murieron más de 2.000 gladiadores.
  • Para proteger de la lluvia y el sol tenía un techo de lona.
  • Debajo de la arena había maquinaria para las representaciones y las jaulas de los animales.
  • Hay una leyenda que dice que la arena se podía llenar de agua para conmemorar batallas navales pero no hay estudios concluyentes.
  • Todos los Viernes Santo, en el Coliseo se representa el Vía Crucis presidido por el mismo Papa. Sirve para recordar a los primeros cristianos que fallecieron en aquel lugar.

Si no quieres perder el tiempo con las interminables colas que allí se forman, hay varias opciones. Una opción es llegar temprano para comprar la entrada. Otra opción es ir con un tour guiado por el Palatino, Coliseo y Foro Romano. La última opción es adquirir la tarjeta Roma Pass, que tiene descuentos para los monumentos y se puede entrar evitando las colas.

Horario

De lunes a domingo de las 8:30 hasta una hora antes de que anochezca.
No abre ni 25 de diciembre ni 1 de enero.

Precio

Entrada combinada para el Coliseo, el Foro y el Palatino:
Adultos: 12€.
Ciudadanos de la Unión Europea entre 18 y 24 años: 7,50€.
Menores de 17 años pertenecientes a la UE: entrada gratuita.

Foro Romano

foro romano

El Foro Romano representaba el centro neurálgico de la antigua Roma. En el Foro se desarrollaba la vida pública, cultural y económica de la época republicana y el Imperio. Es junto con el Coliseo, la mayor muestra de grandeza del Imperio Romano que se puede ver en la actualidad.

Al finalizar el Imperio, el Foro Romano se dejó en el olvido y poco a poco quedó enterrado. Aunque en el siglo XVI ya se conocía la existencia y la ubicación del Foro, no fue hasta el siglo XX cuando se realizaron las excavaciones. Como curiosidad, el área en el que se encuentra el Foro fue en sus inicios una zona pantanosa. En el siglo VI a.C. el área fue drenada mediante la Cloaca Máxima, uno de los primeros sistemas de alcantarillado del mundo.

Además del gran número de templos que hay en el foro (Saturno, Venus, Rómulo, Vesta, etc.), conviene prestar especial atención a los siguientes puntos de interés:

  • Vía Sacra: Era la principal calle de la antigua Roma y comunicaba la Plaza del Campidoglio con el Coliseo.
  • Arco de Tito: Se construyó en honor a la victoria que se consiguió en Jerusalén por parte del Imperio. Se hizo una vez muerto el emperador Tito.
  • Arco de Severo Séptimo: Arco erigido en el año 203 d.C. para conmemorar el tercer aniversario de Severo Séptimo como emperador.
  • Templo de Antonino y Faustina: Construido en el siglo II, el templo de Antonino y Faustina destaca por ser el templo mejor conservado del Foro Romano.
  • Basílica de Majencio y Constantino: Si bien está derruida en su mayor parte, su tamaño da motivos para pensar que fue uno de los edificios más importantes del Foro Romano.
  • La Curia: En este edificio se reunía el Senado para tomar decisiones administrativas y sobre el Gobierno de Roma.
  • Columna de Foca: Erigida en el año 608 d.C. en honor al emperador de Bizancio, esta columna de más de 13 metros de altura es una de las pocas que han permanecido en pie desde que fue erigida.

Horario

Todos los días desde las 8:30 hasta una hora antes de la puesta de sol.
Cerrado 25 de diciembre y 1 de enero.

Precio

Entrada combinada para el Coliseo, el Foro y el Palatino:
Adultos: 12€.
Ciudadanos de la Unión Europea entre 18 y 24 años: 7,50€.
Menores de 17 y mayores de 65 años pertenecientes a la UE: entrada gratuita.

Palatino

Está situado a 40 metros sobre el Foro Romano. Se trata de la más céntrica de las siete colinas de Roma, siendo una de las zonas más antiguas de la ciudad. Se piensa que ya estuvo habitado en el 1000 a.C. Durante la República, los ciudadanos romanos de más dinero vivían en esta zona, construyendo grandes edificios, de los que todavía quedan algunas ruinas que reflejan su esplendor.

palatino

Cuenta la leyenda italiana que la cueva donde vivía la loba que cuidó a Rómulo y Remo está en el propio Monte Palatino. Rómulo y Remo fueron los fundadores de Roma a las orillas del río pero al no ponerse de acuerdo, Rómulo terminó matando a Remo y fue él quien terminó fundando la ciudad.

El Palatino es un lugar recomendable para recorrerlo con calma, paseando bajo la sombra de los árboles mientras se recorren muchos de los rincones que se conservan de la antigua Roma. Se recomienda medio día para verlo, ya que entre el Palatino y el Foro abarcan una extensión muy grande y de mucho interés.

Además de pasear, también hay restos de las imponentes edificaciones que construyeron la alta sociedad romana. De entre todos los restos, los que no nos podemos perder son:

  • Domus Flavia: Fue construido en el año 81 a.C. por deseo del emperador Domiciano para usarlo como residencia oficial. Hoy en día todavía se pueden ver algunas zonas de lo que fue el palacio.
  • Museo Palatino: En el museo se pueden ver los distintos hallazgos que se han ido encontrando en las excavaciones que se han ido haciendo en el Palatino. Hay esculturas, frescos, mosaicos y otros objetos de la época de mayor auge del Imperio.
  • Casa de Livia: Fue construida en el siglo I a.C., y es una de las construcciones mejor conservadas. Todavía se pueden ver los restos de los mosaicos y frescos que en su momento recubrían el techo y las paredes.
  • Hipódromo de Domiciano: Aunque parece un circo romano, no se sabe si el estadio fue diseñado para realizar carreras de caballos o como un jardín por donde poder pasear, disfrutando del bueno tiempo y las vistas.
  • Casa de Augusto: Fue la casa de Octavio Augusto. Está construida en dos niveles, conservando aún gran parte de sus coloridos frescos que ambientaban todas sus estancias.
  • Jardines Farnesianos: Fueron construidos a mitad del siglo XVI sobre las ruinas del Palacio de Tiberio, siendo uno de los primeros jardines botánicos que se crearon en todo el mundo.

Horario

Todos los días: de 8:30 a 19:00 horas.

Precio

Entrada combinada para el Coliseo, el Foro y el Palatino:
Adultos: 12€.
Ciudadanos de la Unión Europea entre 18 y 24 años: 7,50€.
Menores de 17 y mayores de 65 años pertenecientes a la UE: entrada gratuita.

Fontana de Trevi

De las muchas fuentes que hay en Roma, sin duda, la Fontana de Trevi es la más grande y bonita de la ciudad. Tiene un tamaño de 26 metro de alto y 20 metros de ancho. El origen de la fontana se remonta a antes de Cristo, cuanto eran el final de lo acueductos. En el caso de esta fuente era donde acababa el acueducto Aqua Virgo y  fue el Papa Nicolás V quien la construyó durante el Renacimiento.

fontana de trevi

La imagen de hoy en día de la Fontana de Trevi data de 1762, cuando, tras algunos años de remodelación por Nicola Salvi, fue acabada por Giuseppe Pannini. El nombre de Trevi viene porque es donde se unen tres calles, que en italiano se dice de Tre Vie.

¿Por qué los turistas lanzan monedas a la Fontana? El tradición viene de la película «Tres monedas en la fuente» que se rodó en 1954, y que decía lo siguiente:

  • Si lanzas una moneda quiere decir que volverás a Roma.
  • Con dos monedas, vas a encontrar el amor con una romana (o romano).
  • Finalmente con tres monedas, te acabarás casando con la persona que encontraste el amor.

La tradición también dice que para que pase, hay que tirar las monedas sobre el hombro izquierdo pero con la mano derecha. Está tan extendido que cada año se recoge de la fuente un millón de euros, que desde el 2007 se donan para la beneficencia.

Personalmente creo que la Fontana de Trevi es la fuente más bonita del mundo. Tanto bajo la luz del día, como iluminada con una cálida luz durante la noche, la fontana nunca se encuentra sin compañía. Un punto que suele empañar el momento de la visita, es que la zona se encuentra repleta de gente que trata de vender rosas de un modo agobiante, pero basta con ignorarlos para continuar disfrutando de un lugar tan especial.

Plaza Navona

De estilo barroco, la Plaza Navona es una de las plazas más famosas de Roma. Está donde se encontraba el antiguo estadio de Domiciano en el año 86. Se trataba de una construcción que tenía capacidad para más de 30.000 espectadores, y era donde se disputaban los juegos atléticos griegos.

plaza navona

El mayor atractivo de la plaza son sus tres fuentes, que se construyeron bajo el mandato de Gregorio XIII Boncompagni:

  • La más importante es la «Fuente de los Cuatro Ríos«, construida por Bernini en 1651, y que está en el centro de la plaza. En el centro de la fuente hay obelisco de 16 metros que perteneció al Circo de Majencio. Alrededor hay estatuas que representan los cuatro ríos de mayor importancia de aquel momento: el Nilo, el Danubio, el Ganges y el Río de la Plata.
  • La «Fuente del Moro» fue construida por Giacomo della Porta y perfeccionada por Bernini, quien añadió los delfines. Es la fuente que está en la zona sur de la plaza.
  • La Fuente de Neptuno también fue creada por Giacomo della Porta, y estuvo abandonada desde su creación hasta 1873, cuando la terminaron Della Bitta y Zappalà.

Como curiosidad, hasta mitad del siglo XIX, en verano se cerraban los desagües de las fuentes para inundar la parte central de la plaza y se convirtiera en un lago artificial, «El Lago de la Plaza Navona».

La plaza está sitiada por restaurantes y bares llenos de ambiente. Es una zona con mucha animación, donde se puede disfrutar de las actuaciones en directo de artistas callejeros, como magos, malabaristas o músicos. Además de las fuentes, los dos edificios más importantes de la plaza son la Iglesia de Santa Agnes Palazzo Pamphili.

Plaza de España

La Plaza de España es una de las principales atracciones de Roma. En sus escaleras siempre encontrarás multitud de turistas e italianos, siendo uno de los lugares más filmados en películas. El nombre viene porque la embajada de España en Italia está en esa plaza desde el siglo XVII.

plaza españa

Se localiza en unas de las zonas más exclusivas de Roma, en la unión de Vía Frattina, Vía dei Condotti (famosa por su gran número de tiendas de marcas exclusivas) y Vía del Babuino (donde hay palacios del siglo XVII y XVIII, muy interesantes de visitar).

Si andamos por Via del Babuino podemos llegar a la Piazza del Popolo, donde está el obelisco flaminio, de 24 metros y en su momento se encontraba en el Circo Máximo.

Si subimos por las escaleras, llegaremos a uno de los miradores de Roma más bonitos y con mejores vistas, la Terraza de Pincio. Las escaleras fueron construidas a principios del siglo XVIII para unir la Iglesia de la Trinidad con la plaza. A mediados de julio, sus 135 peldaños acogen uno de los acontecimientos más conocidos del mundo de la moda, el desfile Donne Sotto le Stelle.

En nuestra visita a Roma, podemos sentarnos unos minutos en sus escaleras para descansar y ver pasar tanto a turistas como a los romanos en su vida diaria. En el centro de la plaza está la Fontana della Barcaccia que fue diseñada por Bernini y construida por su hijo Gian Lorenzo por orden del Papa Urbano III. La fuente tiene forma de un barco y tiene grabado soles y abejas, que eran los emblemas de la familia Bernini.

Panteón de Agripa

Panteon agripa

Aunque también se llama Panteón de Roma, el Panteón de Agripa es uno de los monumentos más visitados de la ciudad. Se construyó en el año 126 a.C., en tiempos del emperador Adriano. Su nombre proviene porque se construyó sobre el antiguo Panteón de Agripa, que se quemó en el año 80 d.C.

El Papa Bonifacio IV lo transformó en una iglesia a principios del siglo VII, lo que ayudó a que mantenga una perfecta conservación. Lo que más suele llamar la atención de los turistas es su tamaño: el edificio tiene una forma circular y tiene la misma altura que diámetro, 43,30 metros. Por tamaño, la cúpula es más grande que la que hay en la Basílica de San Pedro. En el centro de la cúpula podemos ver un óculo que permite que penetre la luz natural, iluminando todo el interior. El óculo tiene un diámetro de 8.92 metros.

panteon roma

La fachada tiene forma rectangular, compuesta por 16 columnas de granito de 14 metros de altura. En la parte alta de cada una de ellas está la inscripción en latín «M.AGRIPPA.L.F.COS.TERTIVM.FECIT«, que traducido quiere decir “Marco Agrippa, hijo de Lucio, cónsul por tercera vez, lo hizo».

Dentro del Panteón hay numerosas obras de arte y las tumbas de varios reyes de Italia. De todas las tumbas, las más importante es la Rafael, el pintor del Renacimiento.

En el entorno del Panteón siempre hay multitud de personas haciendo fotos del monumento. Además también hay muchas terrazas donde poder sentarse a disfrutar de la gastronomía italiana, mientas vemos y escuchamos a lo artistas callejeros que allí se congregan.

Horario

De lunes a sábado: de 8:30 a 19:30 horas.
Domingos: de 9:00 a 18:00 horas.

Precio

Entrada gratuita.

Catacumbas

Se trata de pasadizos subterráneos usados para enterrar personas. Allí enterraron a los primeros cristianos, judíos y paganos. Se usaron durante unos 300 años. Debajo de la ciudad hay un laberinto de pasadizos de varios kilómetros de longitud. Los cuerpos se envolvían con una sábana, se introducían en los nichos y se tapaban con barro cocido o con lápidas de mármol en el caso de personas con más recursos. En la lápida se ponía el nombre junto con un símbolo cristiano.

En la época del Imperio Romano estaba prohibido que se enterraran personas dentro de la ciudad, por lo que las catacumbas se encuentran a las afueras. Era un lugar perfecto para los cristianos, donde dar sepultura y esconderse de la persecución romana. En el año 313, las cosas cambiaron cuando se firmó el Edicto de Milán y finalizó la persecución de los cristianos.

En el siglo VIII, durante la invasión de los bárbaros, muchas de las catacumbas fueron saqueadas, por lo que se traladaron todos los objetos de valor hasta las iglesia por orden del Papa. Tras esto, algunas catacumbas fueron abandonadas y olvidadas durante siglos.

Roma tiene más de sesenta catacumbas que cubren decenas de kilómetros de pasadizos, que albergan miles de tumbas. Hoy en día se pueden visitar solo cinco:

  • Catacumbas de San Sebastián: Tiene 12 kilómetros de longitud. El nombre es por un soldado que fue torturado por ser cristiano. Con el de San Calixto es el que mejor estado tiene. Está abierto de lunes a sábado de 9:00 a 12:00 por la mañana y de 14:00 a 17:00 por la tarde.
  • Catacumbas de San Calixto: Es el más grande con más de 20 kilómetros. En ellas están enterrados decenas de mártires y 16 pontífices. Abre de jueves a martes de 9:00 a 12:00 por la mañana y de 14:00 a 17:00 por la tarde.
  • Catacumbas de Priscila: En sus paredes podemos ver varios frescos religiosos. Las vistas son de martes a domingo de 9:00 a 12:00 de la mañana y de 14:00 a 17:00 de la tarde.
  • Catacumbas de Domitila: Se descubrieron en 1593, con una longitud de 15 kilómetros. El nombre proviene de la nieta de Vespasiano. Podemos visitarlas de miércoles a lunes entre las 9:00-12:00 de la mañana y las 14:00-17:00 de la tarde.
  • Catacumbas de Santa Inés: El nombre se debe a Santa Inés una mártir por su cristianismo y que fue enterrada allí. Se puede visitar de  9:00 a 12:00 y de 16:00 a 18:00, está cerrado los domingos por la mañana y los lunes por la tarde.

Horario

De lunes a sábado: de 9:00 a 12:00 y de 14:00 a 17:00 horas.

Precio

Adultos: 8€.
Menores de 15 años: 5€.
Incluye guía en español.

Plaza de la República

Compuesta por una gran rotonda, con una hermosa fuente en el centro y un edificio con planta semicircular de la época de Diocleciano, la Plaza de la República es una de las plazas más bellas de Roma.  En el centro se encuentra la Fuente de las Náyades, construida en el siglo XIX, donde destacan sus cuatro leones. Los leones se cambiaron en 1901 por cuatro ninfa desnudas.

Cerca de la Plaza de la República Después están las Termas de Diocleciano y la Basílica de Santa María de los Ángeles, otros lugares que merecen una visita en nuestro viaje por Roma.

Plaza Venecia

plaza veneciaLa Piazza Venezia es hoy un importante nudo de tráfico en el corazón mismo de la ciudad, y con frecuencia pasarás junto a ella. Está presidida por el enorme y controvertido Monumento a Vittorio Emanuele II, levantado para honrar a la patria después de la la reunificación italiana. Para poder construirlo se tuvo que trasladar un cuerpo entero del Palacio de Venecia, destruyendo así una de las últimas plazas renacentistas que quedaban en Roma.
Además del vistoso Vittoriano, la Plaza está cerrada por el Palazzo di Venezia y por un edificio construido en el siglo XX en simetría con este último. Enfilando exactamente la gran mole blanca se encuentra la famosa Via del Corso, en cuyo extremo opuesto se vislumbra el obelisco de Piazza del Popolo.

Boca de la Verdad

La Boca de la Verdad es una máscara de mármol, de un diámetro de casi 2 metros, que representa la cara de un hombre con barba, y con la boca, nariz y ojos perforados. Está hecha en honor al Dios del Mar. Se cuenta que mordía la mano de quien metía la mano y había mentido.

boca de la verdad

Se cuenta que un hombre que no confiaba de su mujer la llevó a la Boca para asegurarse de su fidelidad. La mujer fingió un desmayo y su amante, que también estaba allí, la cogió con sus brazos. Tras de esto, la mujer juró ante la Boca que solo la habían tocado los brazos de su marido y de ese hombre que la acababa de recoger. Esta es una de las muchas historias que se cuentan sobre la Bocca della Verità.

La Boca estuvo hasta 1632 en la Plaza de la Bocca della Veritá cuando se traslado hasta la entrada de la Iglesia de Santa María, en la que sigue hoy en día. Es muy normal ver una fila de personas esperando para poder hacerse una foto con la mano dentro de la boca de la estatua.

Trastevere

El Trastevere es una de las zonas más famosos de Roma. Se trata de un barrio muy tranquilo que maravilla a sus visitantes. El lugar más concurrido del barrio es la Plaza de Santa María, donde está la basílica del mismo nombre. Enfrente del templo hay una fuente, donde se puede descansar o comerse un helado. Además al encontrarse en una de las colinas tiene unas vistas impresionantes de toda la ciudad.

Por sus estrechas callejuelas se pueden encontrar pequeñas iglesias medievales. También se pueden encontrar algunos de los mejores restaurantes de Roma. Sin duda es una zona muy agradable para dar un paseo, sobre todo por la noche. Tanto los prefieran locales modernos como los que quieren tabernas más clásicas, el barrio del Trastevere es el lugar perfecto.

Museos capitalinos

Los Museos Capitolinos están en la Plaza del Campidoglio y forman el mayor museo público de Roma. Todo empezó con la donación del Papa Sixto IV de una colección de bronces en el año 1471. Esto lo convierte en uno de los museos más antiguos de todo el mundo.

El museo está compuesto por dos edificios localizados en la Plaza del Campidoglio: el Palacio de los Conservadores (Palazzo dei Conservatori) y el Palacio Nuevo (Palazzo Nuovo). Ambos están unidos la Galleria Lapidaria, un paso subterráneo por debajo la Plaza del Campidoglio.

museos capitalinos

Se abrió en 1734, casi un siglo después de que el Papa Clemente XII lo encargarse. En el Palacio de los Conservadores hay una completa pinacoteca, donde están las famosas pinturas de los pintores Caravaggio, Tiziano, Rubens y Tintoretto. También hay una gran colección de bustos de personajes de la historia de Roma y la antigua Grecia, en la sala de los filósofos.

Uno de los mayores atractivos es la estatua original de la Loba que crió a Rómulo y Remo, aunque también hay otras obras de gran valor como el Ritratto di Carlo I d’Angiò de Arnolfo di Cambio, de 1277, el primer retrato esculpido de un personaje vivo.

Una de las salas más visitadas es una cubierta por vidrio en la que está la estatua ecuestre de Marco Aurelio, además de los fragmentos que se conservan de algunas estatuas colosales.

Para finalizar también está la Venus Capitolina, una escultura de mármol hecha en 100 d.C., y otras obras conocidas como El Discóbolo, o el Gálata moribundo.

Horario

De martes a domingo: de 9:30 a 19:30 horas.

Precio

Adultos: 14€.
Ciudadanos de la UE entre 18 y 25 años: 12€.

Castillo de San Angelo

El Castillo San Angelo, también llamado el mausoleo de Adriano, es una fortaleza a la orilla del río Tíber, muy cerca de la Basílica de San Pedro. Su construcción la ordenó el emperador Adriano, para que fuese un mausoleo para él y su familia. La edificación se empezó en el año 135 y terminó en el 139. Poco después,  pasó a ser un edificio militar, cuando se integró en la Muralla Aureliana en el año 403.

castillo de san angelo

El Papa Gregorio I en el año 590, durante una gran epidemia de peste, tuvo un sueño con el Arcángel San Miguel que le decía que la epidemia iba a terminar. En honor a esa aparición hay una estatua en lo más alto del castillo.

En 1277 se conectó el castillo con la ciudad del Vaticano mediante un corredor fortificado para que el Papa que estuviera en ese momento pudiese escapar de cualquier contratiempo. El Papa Clemente VII usó el castillo como refugio durante el asedio que sufrió Roma en 1527.

Hoy en día, el Castillo de San Angelo se divide en cinco plantas a las que se entra por una rampa en forma de espiral que lleva a la cámara de las cenizas y las celdas, donde estuvieron encarcelados algunos de los personajes históricos más conocidos.

Si se sube a la parte más elevada, se pueden ver distintas estancias que en su día fueron residencia Papal. Sus paredes están decoradas con frescos del Renacimiento y por colecciones de armas de diferentes épocas. En la última planta está una gran terraza con unas vistas maravillosas de la ciudad y desde donde se puede hacer fotos increíbles.

Horario

De martes a domingo: de 9:00 a 19:00 horas.

Precio

Adultos: 10,50€.
Ciudadanos de la UE entre 18 y 24 años: 7€.

Plaza de San Pedro

Situada a los pies de la Basílica de San Pedro, cuando hablamos de la Plaza de San Pedro, seguramente lo estamos haciendo de la plaza más famosa del mundo y un lugar de una belleza increíble. Construida a mitad del siglo XVII por Bernini del 1656 al 1667, con la ayuda del Papa Alejandro VII. Gracias a sus enormes dimensiones, puede albergar hasta 300.000 personas en los actos que allí se celebran.

plaza san pedro

Una de las cosas que más llaman la atención, son sus 88 pilastras y 284 columnas que flanquean la plaza. Encima de las columnas se encuentran 140 estatuas de diferentes santos, que fueron hechas por distintos alumnos de Bernini en el año 1670.

En mitad de la plaza sobresale un obelisco, junto con dos fuentes, que fueron hechas por Maderno en 1614 y la otra por Bernini en 1675. El obelisco fue traído desde Egipto hasta Roma en el año 1586 y mide 25 metros. La mejor manera de llegar hasta la Plaza San Pedro es a través de la calle que empieza en el Castelo de Sant´Angelo y que acaba en la plaza, la vía della Conciliazione.

Basílica de San Pedro

La Basílica de San Pedro es el edificio religioso más importante del catolicismo. En ella, el Papa celebra las liturgias más importantes y su interior acoge a la Santa Sede. Su construcción empezó en el año 1506, se terminó en 1626 y se consagró el 18 de noviembre de ese año. Participaron diversos arquitectos en la construcción, entre los que destacan Bramante, Miguel Ángel o Carlo Maderno.

basilica de san pedro

El nombre es en honor al primer Papa de la historia, San Pedro, que está enterrado en el templo. Tiene unas dimensiones de 190 metros de longitud, y la nave central tiene 46 metros de altura. La cúpula alcanza una altura de 136 metros. Se pueden llegar a congregar hasta 20.000 personas.

En su interior podemos ver el La Piedad de Miguel Ángel, Baldaquino de Bernini y la estatua de San Pedro en su trono, cuyo pie derecho está desgastado por los besos que le dan los visitantes.

De las cosas que más llaman la atención es su espectacular cúpula. Comenzada por Miguel Ángel, Giacomo Della Porta prosiguió con la tarea y Carlo Maderno la finalizó en 1614. La cúpula de San Pedro ha inspirado a otras basílicas, como la Catedral de Londres y el Capitolio de Washington D.C.

Entrar en la basílica es una de las experiencias que no podemos dejar de hacer cuando visitemos Roma. No se puede dejar de subir a la cúpula, desde donde se puede ver la Plaza de San Pedro en toda su plenitud y, si está despejado, toda Roma. La subida no es aconsejable para todo el mundo, porque la última parte se hace a través de una estrecha escalera de caracol, que debido al gran número de turistas, puede causar agobio.

Si queréis visitar la Basílica de San Pedro, los Museos Vaticanos y la Capilla Sixtinacon un guía de habla española y sin esperar colas (hasta 4 horas en ciertas ocasiones),la mejor opción es reservar nuestra visita guiada por el Vaticano en español. Andando por la Vía della Conciliazione hay muchos personas que ofertan este tipo de tours por lo que no es difícil contratar uno.

Horario

De octubre a marzo: de 7:00 a 18:30 horas.
De abril a septiembre: de 7:00 a 19:00 horas.
La cúpula está abierta una hora después y corta el acceso una hora antes.

Precio

La entrada a la basílica es gratuita.
Subida a la cúpula:
Ascensor hasta la terraza y 320 escalones a pie: 8€.
Subida a pie (551 escalones): 6€.

Capilla Sixtina

Se puede decir que se trata de la obra maestra de Miguel Ángel, y uno da los mayores patrimonios que hay en el Vaticano. Es el lugar donde se reúnen los cardenales para elegir a un nuevo Papa. Su decoración es espectacular, y sin duda, un lugar que visitar una vez en la vida.

Se construyó entre 1473 y 1481 y su nombre proviene del Papa Sixto IV, quien ordenó su construcción. El diseño y su ejecución fue realizado por Giovanni de Dolci, aunque lo realmente espectacular son las pinturas que cubren el techo las paredes y fueron llevados a cabo entre otros por Luca, Boticelli o Miguel Ángel.

capilla sixtina

Todas las imágenes del techo fueron pintadas por Miguel Ángel, lo que le llevó cuatro años, de 1508 a 1512. Lo que más destaca de todos los frescos son dela zona central, que representan las nueve historias del génesis.

De todos los frescos, el más famoso es La Creación de Adán, que está en esa zona central que antes mencionábamos. Representa el momento en el que Dios le da vida a Adán. Otras de las obras que más mira la gente es el Juicio Final, que hace mención al Apocalipsis, y que está encima del altar mayor.

Para acceder a la Capilla Sixtina hay que pasar por los Museos Vaticanos (del que hablaremos a continuación). Se trata de un lugar donde siempre hay colas, y que pueden llegar hasta las 4 horas. Por ello, la mejor opción es reservar con tiempo la entrada.

Horario

De lunes a sábado de 9:00 a 18:00 horas (último acceso 16:00).
Último domingo de mes de 9:00 a 14:00 horas (último acceso 12:30), resto de domingos cerrado.
Cerrado 1 y 6 de enero, 11 de febrero, 19 de marzo, 12 y 13 de abril, 1 y 21 de mayo, 11 y 29 de junio, 15 de agosto, 8, 25 y 26 de diciembre.

Precio

Adultos: 16€.
Niños de 6 a 18 años y estudiantes entre 19 y 26 años: 8€.
El último domingo de cada mes es gratuito.

Museos Vaticanos

Los Museos Vaticanos reciben unos 6 millones de visitantes al año, siendo unos de los principales reclamos turísticos de Roma. En ellos podemos disfrutar de multitud de obras de arte de la Iglesia Católica con varios siglos de historia. Su creación se remonta al año 1503, cuando el Papa Julio II donó las obras que tenía. La colección fue creciendo gracias a las donaciones de otros papas y de personas particulares, hasta que se ha convertido en unos de los museos de Italia más importantes. De entre todas sus obras, destacan especialmente:

  • Museo Etnológico Misionero: Recoge las obras de arte de las misiones pontificias por el Tíbet, Asia, Extremo Oriente, África y América.
  • Galería de mapas cartográficos: Podemos ver mapas de las regiones italianas y las posesiones de la iglesia, pintados al fresco sobre las paredes y que datan del siglo XVI.
  • Galería de los Tapices: Expone diferentes tapices flamencos del siglo XVI.
  • Museo Egipcio: Contiene esculturas egipcias y sarcófagos que han ido coleccionando los diferentes papas. Alguno de las colecciones se remontan al siglo III a.C.
  • Museo Etrusco: Aquí se pueden ver vasijas y otros utensilios de cerámica, oro y bronce de la época etrusca.
  • Sala de la Biga: Lo más llamativo de esta parte es la enorme figura de dos caballos tirando de un carro hecha de mármol en el siglo I d. C.y que da nombre a la sala.
  • Museo Chiaramonti: La colección la donó el papa Pio VII y contiene más de mil esculturas, entre las que destacan imágenes de dioses, elementos fúnebres e imágenes de emperadores.
  • Museo Gregoriano: Contiene esculturas de entre los siglos I y III d.C., pertenecientes a las civilizaciones griega y romana.
  • Apartamento Borgia: Se trata de una colección de arte moderno religioso y se expone en el que fue el apartamento del papa Alejandro IV, perteneciente a los Borgia.

El gran número de turistas que recibe, hace que la cola en los Museos Vaticanos sea muy largas, por lo que es recomendable hacer la reserva con tiempo. También es recomendable evitar ir en Semana Santa, los fines de semana, en especial el últimos domingos del mes que es gratis y en temporada alta de turismo, cuando las colas son aún mayores. Posiblemente la mejor opción es ir al mediodía, la hora de comer, entre semana, ya que la mayoría de visitantes suelen ir a primera hora para evitar las colas.

Horario

De lunes a sábado de 9:00 a 18:00 horas (último acceso 16:00).
Último domingo de mes de 9:00 a 14:00 horas (último acceso 12:30), resto de domingos cerrado.
Cerrado 1 y 6 de enero, 11 de febrero, 19 de marzo, 12 y 13 de abril, 1 y 21 de mayo, 11 y 29 de junio, 15 de agosto, 8, 25 y 26 de diciembre.

Precio

Adultos: 16€.
Niños de 6 a 18 años y estudiantes entre 19 y 26 años: 8€.
El último domingo de cada mes es gratuito.

Mapa de Roma

Hoteles en Roma

Roma es una de las ciudades que más turistas recibe en todo el mundo. Multitud de visitantes andan por sus bellas calles, disfrutando de cada rincón que ofrece la ciudad. Se trata de un viaje que se adapta a cualquier bolsillo, ya que podemos encontrar donde dormir para todos los presupuestos. Desde los jóvenes que buscan un beds & breakfast, hasta los hoteles más lujosos para personas con mayor poder adquisitivo.

Otro factor a tener en cuenta es la localización. Nuestra recomendación es buscar un alojamiento por la zona de la Fontana di Trevi o por el Coliseo. No son las zonas más baratas (aunque si se reserva con tiempo podemos encontrar grandes oportunidades) pero si la más cómoda para visitar la ciudad a pie y poder ver todo.

Sin duda, Roma es una de las grandes capitales de Europa, y eso le hace ser un referente turístico. Descubre en el siguiente buscador cuáles son las mejores opciones para ti.


Booking.com

Aeropuerto en Roma

Aeropuerto Fiumicino

Se trata del aeropuerto más importante no solo de Roma sino de Italia, y por donde pasan unos 45 millones de viajeros al año. El Aeropuerto de Roma-Fiumicino está a unos 30 km de la ciudad y tiene 4 terminales, 3 principales y otra satélite. El nombre real es Aeropuerto Leonardo da Vinci, como homenaje al gran humanista italiano. El sobrenombre de Fiumicino es porque está situada en esta localidad.

La mejor opción para llegar hasta la ciudad es que un conductor que esté esperando nuestra llegada y que hayamos contratado con antelación. Así nos evitaremos cualquier problema con el idioma o encontrar donde se toma el transporte público. La tarifa de este servicio son unos 50 €.

Un taxi desde Fiumicino hasta Roma tiene una tarifa fija de 48€ para hasta cuatro pasajeros con sus maletas. De todas maneras, es recomendable informarse antes de subir al vehículo para evitar posibles problemas.

Hay trenes conecta el aeropuerto con la Estación de Termini. El trayecto es de unos 30 minutos. El billete cuesta 14€ por viaje. No es la opción más barata pero es muy buena para llegar al centro. El tren está en funcionamiento de 7:00 a 23:30 horas.

Hay también trenes regionales que hacen el trayecto y que son más baratos. El precio del billete es de 8€ por viaje y en la ruta va parando en las estaciones Tiburtina, Tuscolana, Ostiense y Trastevere. Si tienes tu alojamiento en estas zonas es la mejor opción para moverse. El horario va de 6:00 hasta las 23:30.

Son varias las compañías que unen el Aeropuerto de Fiumicino con la Estación Termini, y cuyo trayecto tarda unos 55 minutos. El billete vale 6€ por viaje, pero si compramos la ida y vuelta juntas nos saldrá por 11€ . El horario de los autobuses es de 5:35 a 24:00. Al haber varias empresas que hacen el trayecto la frecuencia es muy alta. Si se compra el billete por anticipado vía online, podemos ahorrarnos hasta el 50%. Las empresas que trabajan este trayecto son Terravisión, Schiaffini y SITbusShuttle.

Aeropuerto Ciampino

El Aeropuerto de Roma-Ciampino (CIA) es el segundo aeropuerto más importante de Roma. Se encuentra situado a 15 kilómetros del centro de la ciudad y mueve más de 5 millones de pasajeros anuales. No es muy grande y sirve como base para diferentes compañías aéreas low-cost.

La mejor opción para llegar hasta la ciudad es contratar por adelantado un chófer que esté esperando a la llegada del vuelo. El precio suele rondar los 50 €. Aunque también existen otras formas de traslado.

Los autobuses van desde el Aeropuerto de Ciampino hasta la estación de Termini y tardan unos 40 minutos. El horario de salida desde el aeropuerto va desde las 8:15 hasta las 24:15 horas. En sentido contrario empieza a funcionar desde las 4:30 horas para los que tenga su vuelo temprano. Si se compra el billete con antelación por internet el precio es de 4 €. Si se compra sobre la marcha el coste será de 6 €.

El tren es la manera más rápida y barata de llegar al aeropuerto. El principal problema es que el tren sale desde Ciampino ciudad y para llegar hasta allí ir en autobús desde el aeropuerto. El precio del tren hasta Roma es de 1,50€ y el del autobús para llegar a Ciampino ciudad es de 1,20 €. El horario de los trenes es desde las 5:30 hasta las 23:20, teniendo una gran frecuencia.

Desde Ciampino también está la posibilidad de llegar en taxi hasta Roma con una tarifa fija de 30 €. La tarifa permite viajar hasta cuatro ocupantes con su equipaje. Para evitar sorpresas, se aconseja hablar antes con el taxista para evitarnos sorpresas desagradables.

El tiempo en Roma

El clima de Roma es mediterráneo y suave, lo que hace que cualquier época sea buena para conocer la ciudad. Si comparamos el clima de Roma con el de Madrid, las temperaturas son más agradables en todas las estaciones. Los niveles de precipitaciones en otoño e invierno superan a los de Londres.

Los meses más fríos en Roma son enero y febrero. Durante estos meses las temperaturas mínimas rondan los 5ºC y por la noche puede llegar a helar. Por el día la temperatura suele ser bastante agradable.

Los meses más cálidos, como ocurre en todo el país, son los meses julio y agosto con temperaturas medias entorno de 30ºC. Por la alta humedad que hay, la sensación térmica resulta en algunas ocasiones un poco agobiante. De hecho, la vida en Roma baja un poco de intensidad porque muchos personas se van de vacaciones para escapar del calor.

Cualquier momento es bueno para viajar a Roma, aunque si se puede lo mejor es viajar en primavera o en otoño, ya que hay menos turistas y el clima es mucho más agradable. Si tenemos que decidir entre estas dos estaciones, la mejor es primavera ya que es un poco más seca y no tenemos problemas con la lluvia. Aunque Roma en navidad y fin de año, también es una experiencia que merece la pena vivir.

Otras ciudades cercanas a Roma

Aunque Roma tiene una oferta amplia para ver, existen otras opciones cercanas que se pueden visitar, si se tiene bastante días para el viaje.

Una de las ventajas que tiene Roma es que está muy bien comunicada por tren, por lo que no es necesario tener coche para moverse, ya que son rápidos y salen con bastante frecuencia. Están los trenes los de alta velocidad, que se clasifican en Freccia Rossa, Freccia Argento y Freccia Bianca, de mayor a menor velocidad, y por tanto, de más caro a menos caro. También se pueden coger los trenes regionales y los intercity, que son más lentos pero también bastante más económicos.

Los lugares más recomendables son:

5/5 (4)